Finca de Los Arandinos. Marino y Sandra